Uncovering the Sexuality and Solitude of a Modern Mexican Icon

Frieze // Evan Moffitt

Fraccionar

ARTFORUM // Gaby Cepeda

Fraccionar, an idiosyncratic show in Mexico City, makes a match with the sublime Casa Luis Barragán

The Art Newspaper // Linda Yablonsky

Pervirtiendo el legado de Barragán

La Tempestad

Looking Back 2018: a Year of Remembrance and Political Unrest in Mexico

FRIEZE // Ruby Brunton

T Suggests

T The New York Times Style Magazine // SU WU

Danh Vō en Casa Luis Barragán

Revista Código

Danh Vo “Garden with Pigeons in Flight” at Casa Luis Barragán, Mexico City

Mousse Magazine // Francesco Scasciamacchia

Espacio, proporción y antropometría: Franz Erhard Walther

Arquine // Emiliano Sánchez Contreras y Daniela Jay

Künstler Franz Erhard Walther “Beispiel für die schöpferischen Möglichkeiten des Menschen”

Monopol Magazin // Frank Steinhofer

Franz Erhard Walther at Museo Jumex and Casa Luis Barragán, Mexico City

Mousse Magazine // Agnieszka Gratza

Quietud en movimiento. Parameters de Bruce Nauman

Revista Código // Javier Villaseñor V.

Bruce Nauman en México

La Tempestad

La otra cara de Juan José Gurrola

Noticias 22 // Salvador Perches

Una obra abierta a diversas lecturas

La Tempestad

Poesía de Monoblock en La Casa Luis Barragán

Excélsior // SONIA ÁVILA

Teatro en la Casa Luis Barragán

L'OFFICIEL ART // Felipe Pando

COMEDIA SIN SOLUCIÓN EN ESTANCIA FEMSA

GASTV

Mármol Rosa: la vida secreta de las cosas de Casa Barragán

Local.mx // BEGOÑA IRAZABAL

Mármol rosa, la exposición que hospeda la Casa Barragán

Vogue

Mármol rosa en la Casa Luis Barragán

Revista Código // Herson Barona

A Dada Exhibition Fetishizes the Movement’s Ephemera

Hyperallergic // Devon Van Houten Maldonado

DADA Zúrich: una forma de arte sin obra

Gatopardo // Samantta Hernández Escobar

Marius de Zayas, el enigma plástico

Gatopardo // Roberto García Hernández

Marius de Zayas at Casa Luis Barragán, Mexico City – organized by Estancia FEMSA

Mousse Magazine

Exposición Marius de Zayas

hotbook // Fin de semana

Edgardo Aragón en Casa Barragán: caballos, música y silbatos de la muerte

Local.mx

Música, caballos y arquitectura: un corrido de Edgardo Aragón para Luis Barragán

coolhuntermx

Secret spaces: Iñaki Bonillas’ exhibition in the hidden nooks of Casa Luis Barragán

Wallpaper* // MICHAEL SLENSKE

Secretos

Terremoto

Complicidad en Casa Barragán

Nexos // Luciano Concheiro

Barragán fetichista, muestra que mezcla religión y sensualidad

La Jornada // Fabiola Palapa Quijas

News

Una obra abierta a diversas lecturas

La Tempestad

LINK TO SEE THE ORIGINAL ARTICLE

Entre el homenaje, la reproducción documental y la exploración de nuevas derivas, la Casa Barragán albergará, del 1 de diciembre hasta el 28 de enero de 2018, Monoblock (1971), de Juan José Gurrola. La exposición y el par de performances que le acompaña son parte de la Estancia FEMSA con la que se reactiva esta pieza (Monoblock, desde este año, pertenece a la Colección FEMSA). En el proyecto –con el que se clausuran las actividades de la Estancia de este año– también estuvo involucrado House of Gaga, la galería fundada por Fernando Mesta que se hace cargo del acervo del archivo Gurrola, en colaboración con la Fundación Gurrola y el investigador Mauricio Macín, quien ha sido instrumental para la revaloración del archivo del artista. Monoblock consiste en una serie de doce fotografías, realizada por Gelsen Gas, una pieza conformada por un refrigerador industrial y un monoblock automotriz, y los Poemas y textos sin elocuencia: Monoblock, que Gurrola escribió en paralelo. El origen de la pieza, como ha sido documentado, se remonta al rumor sobre la revocación del Tratado de Bucareli, o bien, la “Convención Especial de Reclamaciones” de 1923, un acuerdo con el que se “buscaba resarcir las pérdidas y los daños causados por la Revolución Mexicana a las sociedades estadounidenses afincadas en México”, como explicó FEMSA en un comunicado de prensa. De haber sido cierto el rumor, la industria automotriz mexicana se hubiera enfrentado a un reto insalvable: la producción de monobloques industriales, claves para la producción de automóviles. Durante la presentación de los Poemas y textos sin elocuencia: Monoblock que Gurrola realizó en 1971, en la sala Manuel M. Ponce, se hizo una lectura de los poemas de Gurrola, a cargo de él mismo y de Tina French (les acompañó Jan Kessler, con pantomima y sonido). Ahora, con la reproducción a partir de fotografías documentales de la escenografía original para esa velada, de Bárbara Wasserman, se llevará a cabo una nueva lectura en la que vuelve a participar French pero también las actrices Nora Manneck (quien fue dirigida en varias ocasiones por Gurrola) y Ariane Pellicer. Durante la conferencia de prensa, las actrices Manneck y French no sólo compartieron recuerdos emotivos sobre su trabajo con Gurrola, sino que llamaron la atención sobre la particularidad de llevar a cabo el performance en la Casa Barragán. De acuerdo con Manneck tuvieron que enfrentarse a la “rigidez” del recinto, aunque coincidieron en que la misma rigidez “propició la creatividad”. No es la primera vez que se vuelve a realizar el performance en esta década: apenas el pasado mes de septiembre la pieza (y el performance) se presentaron en el LACMA de Los Ángeles (a través de House of Gaga) como parte de la retrospectiva Juan José Gurrola, 1966-1989. En 2015 se presentó como una “pieza teatral” en la Galería Libertad, de la ciudad de Querétaro (en la que también partició French) y en 2013 pudo verse en la Bienal de Mercosur (de nuevo con French y con la participación de Flor Edwarda Gurrola). Con todo, esta nueva deriva obliga a reflexionar sobre la vigencia de Monoblock: las relaciones entre los EEUU y México, al menos en términos económicos, siguen siendo tensas; los rumores siguen tomándose como verdades, incluso en medios periodísticos; y, con mayor precisión, la ambigüedad entre los límites de las disciplinas artísticas (literarias, escénicas, plásticas…) siguen siendo una parte importante de la práctica en el arte contemporáneo. La reactivación de la pieza, de profundo carácter urbano, ¿responde a finales de este 2017 a alguna coyuntura social como lo hizo cuando se originó? Para la investigadora Angélica García, de la Fundación Gurrola, no es así necesariamente: “Monoblock juega con el concepto de objeto encontrado urbano y con el tratado de Bucareli como telón de fondo”, concede García, puntualizando que “se construye sobre una mentira o una mala interpretación, ya que nunca existió una prohibición de construir la pieza en México, eso fue un rumor popular que Gurrola tomó como cierto. ¿Existe una razón coyuntural para el ejercicio escénico y la presentación de la pieza? En todo caso, sigue siendo una obra abierta que acepta diversa lecturas, pero en este caso el motivo es, sencillamente, la exhibición de la pieza que la Fundación FEMSA acaba de adquirir y el hecho de que los curadores de la Estancia (Patrick Charpenel y Eugenia Braniff) decidieron incluir en su programación”. De cualquier forma, la exhibición de Monoblock de este año no sólo ayuda a subrayar una obra que lo mismo se desarrolló en lo literario, lo fotográfico o lo escénico, sino que coincide con el aniversario de la primera década luctuosa de Gurrola, quien falleció en 2007. Las dos sesiones del performance que acompaña a Monoblock se realizarán el viernes 1 de diciembre, a las 20:00 horas, y el sábado 2 de diciembre, a las 13:00 horas. Ambas son abiertas al público y de carácter gratuito.