Uncovering the Sexuality and Solitude of a Modern Mexican Icon

Frieze // Evan Moffitt

Fraccionar

ARTFORUM // Gaby Cepeda

Fraccionar, an idiosyncratic show in Mexico City, makes a match with the sublime Casa Luis Barragán

The Art Newspaper // Linda Yablonsky

Pervirtiendo el legado de Barragán

La Tempestad

Looking Back 2018: a Year of Remembrance and Political Unrest in Mexico

FRIEZE // Ruby Brunton

T Suggests

T The New York Times Style Magazine // SU WU

Danh Vō en Casa Luis Barragán

Revista Código

Danh Vo “Garden with Pigeons in Flight” at Casa Luis Barragán, Mexico City

Mousse Magazine // Francesco Scasciamacchia

Espacio, proporción y antropometría: Franz Erhard Walther

Arquine // Emiliano Sánchez Contreras y Daniela Jay

Künstler Franz Erhard Walther “Beispiel für die schöpferischen Möglichkeiten des Menschen”

Monopol Magazin // Frank Steinhofer

Franz Erhard Walther at Museo Jumex and Casa Luis Barragán, Mexico City

Mousse Magazine // Agnieszka Gratza

Quietud en movimiento. Parameters de Bruce Nauman

Revista Código // Javier Villaseñor V.

Bruce Nauman en México

La Tempestad

La otra cara de Juan José Gurrola

Noticias 22 // Salvador Perches

Una obra abierta a diversas lecturas

La Tempestad

Poesía de Monoblock en La Casa Luis Barragán

Excélsior // SONIA ÁVILA

Teatro en la Casa Luis Barragán

L'OFFICIEL ART // Felipe Pando

COMEDIA SIN SOLUCIÓN EN ESTANCIA FEMSA

GASTV

Mármol Rosa: la vida secreta de las cosas de Casa Barragán

Local.mx // BEGOÑA IRAZABAL

Mármol rosa, la exposición que hospeda la Casa Barragán

Vogue

Mármol rosa en la Casa Luis Barragán

Revista Código // Herson Barona

A Dada Exhibition Fetishizes the Movement’s Ephemera

Hyperallergic // Devon Van Houten Maldonado

DADA Zúrich: una forma de arte sin obra

Gatopardo // Samantta Hernández Escobar

Marius de Zayas, el enigma plástico

Gatopardo // Roberto García Hernández

Marius de Zayas at Casa Luis Barragán, Mexico City – organized by Estancia FEMSA

Mousse Magazine

Exposición Marius de Zayas

hotbook // Fin de semana

Edgardo Aragón en Casa Barragán: caballos, música y silbatos de la muerte

Local.mx

Música, caballos y arquitectura: un corrido de Edgardo Aragón para Luis Barragán

coolhuntermx

Secret spaces: Iñaki Bonillas’ exhibition in the hidden nooks of Casa Luis Barragán

Wallpaper* // MICHAEL SLENSKE

Secretos

Terremoto

Complicidad en Casa Barragán

Nexos // Luciano Concheiro

Barragán fetichista, muestra que mezcla religión y sensualidad

La Jornada // Fabiola Palapa Quijas

News

Complicidad en Casa Barragán

Nexos // Luciano Concheiro

LINK TO SEE THE ORIGINAL ARTICLE

Este 28 de enero inició Estancia FEMSA, un nuevo proyecto cultural y artístico con sede en la Casa Luis Barragán. Encabezado por Eugenia Braniff y Patrick Charpenel, busca construir un dialogo entre una de las piezas icónicas de Barragán y otros artistas, y se realizarán exposiciones, intervenciones y performances. La primer exposición, “Barragán Fetichista”, que permanecerá hasta el próximo 3 de abril y fue curada por Willy Kautz, está compuesta por 24 obras de la Colección FEMSA de artistas como Ana Mendieta, Frida Kahlo, Manuel Álvarez Bravo y Lygia Clark. Luciano Concheiro conversó con Eugena Braniff, quien reflexionó sobre el sentido de este proyecto en su conjunto, la importancia del espacio en el que tendrá lugar y los retos teóricos a los que se enfrenta. Luciano Concheiro: Quisiera que me hablaras de la Estancia FEMSA como idea: ¿de dónde nace? ¿cuáles son sus rasgos esenciales? Eugenia Braniff: Existía desde hace tiempo un interés por parte de curadores como Patrick Charpenel, de la Asociación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán y de artistas —incluso más que arquitectos— por hacer proyectos en la Casa Luis Barragán. Sin embargo, hasta ahora, no existía el rigor cuaratorial necesario para emprenderlos. Además, Patrick Charpenel no tenía el tiempo necesario porque estaba enfocado en su trabajo en el Museo Jumex. Cuando terminó su compromiso con él, yo también había terminado mi trabajo en una galería. Fue en ese momento que decidimos unir fuerzas para iniciar la Estancia Femsa en Casa Luis Barragán. LC: ¿Qué es lo que están buscando con la Estancia FEMSA? ¿Cuáles dirías tú son sus principales objetivos? EB: Como cualquier museo, quiere formular un diálogo y propuestas que estén al alcance de un público amplio. La idea no es competir con los espacios artísticos existentes en el país, sino sumarse al panorama. LC: Uno de los aspectos centrales de este proyecto es que ocupa un espacio que está cargado de un valor histórico y artístico. ¿Cómo tienen pensado lidiar con ello al momento de las exposiciones que se preparen? EB: Lo único complicado, pero al mismo tiempo interesante, de Casa Barragán es que es la única casa en México del siglo XX que ha sido catalogada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. En primer lugar, la emoción por trabajar en este espacio es enorme, pero tambiém representa una serie de complicaciones: las paredes no se pueden taladrar y no existe un control del clima ni de luz. Se vuelve un gran reto exponer cualquier cosa ahí, lo que al mismo tiempo te obliga a ser imaginativo. Si las exposiciones tendrán lugar en Carra Barragán, ¿cómo no va a estar presente Luis Barragán? Estará presente porque literalmente lo está. Puedes jugar con él de muy distintas maneras, pero siempre será el fantasma. Se puede usar su archivo, su persona, sus objetos. Finalmente estás habitando su casa. No se puede obviar esto. LC: En las exposiciones que prepararán no se incluirán exclusivamente obras de arte creadas en la época de Barragán, como ya sucede desde la primera de ellas,  Se expondrá también arte contemporáneo. ¿Crees que la propuesta arquitectónica, artística de Barragán se descubre como una propuesta contemporánea, plenamente viva? EB: Totalmente. Para una gran cantidad de artistas actuales, Barragán es un referente fundamental. Se sigue pensando con él y a partir de él. Un par de ejemplos: las sombras y colores de los espacios de Barragán se asemejan a los de Dan Flavin aunque no estén construidos con neón, James Turrell se inspira también en el arquitecto. En este sentido, Barragán es alguien totalmente contemporáneo a nosotros. Otro punto clave es que él mismo se estaba reinventando permanentemente. Intervenía su casa constantemente. LC: Parece que, de alguna manera, la Estancia FEMSA constituye un nuevo tipo de espacio expositivo en contraposición a otros espacios ya establecidos como los museos y galerías. ¿Por qué generar esta plataforma y, de manera muy particular, este nuevo espacio? Lo pienso en el sentido concreto de que –si Luis Barragán es un gran artista– obras de arte habiten otra de arte. EB: Aunque Luis Barragán se moriría si escuchara que le dices artista, tienes razón. La Estancia FEMSA propone algo diferente, de entrada, porque sucede en una casa. Una casa única. Lo que sucede con ella es que tiene espacios muy complejos que no pueden ser generados en ningún otro lugar. Los juegos de luz y sombra son imposibles de imitar. El jardín mismo es sorprendente: siendo bastante pequeño, aparenta ser vastísimo. La casa tiene una elegancia única. Me refiero a la elegancia en el sentido matemático, a la forma de resolver a la ecuación más fácilmente, no en el sentido de lujo. Todo con Barragán es sutil. Para cualquier artista, sin importar la práctica o disciplina de la que provenga, se vuelve una enorme tentación que su obra sea expuesta en los espacios de Barragán. LC: Pienso en voz alta: la Estancia FEMSA entonces trasciende la noción de museo como tal, porque sucede en un espacio que no está pensado para exhibir obras de arte. EB: Más que trascender la noción de museo, buscamos romperla. Encontrar que cualquier espacio puede ser un museo. LC: La primer exposición, curada por Willy Kautz, lleva el título de “Barragán Fetichista”. Se sabe que Barragán, al imaginar y construir sus espacios, cuidaba cada uno de los objetos que allí permanecerían, pero ¿por qué emprender la primera incursión en los espacios de Casa Barragán a partir de los objetos? EB: Como bien dices, fue Willy Kautz, y no Patrick Charpenel y yo, quien curó esta exposición. Él es el curador de la Bienal FEMSA y por eso nos pareció un candidato ideal para iniciar el proyecto. Las indicaciones fueron que no se limitara, que se dejara ir. Willy Kautz fue quien decidió tomar como problema el tema del fetichismo de Barragán. Podría profundizar en esto mejor que yo,  pero creo que lo eligió porque para Barragán todo objeto era especial, cada uno emitía una vibración particular que él sentía con una pasión intensa. Decía: “Pongamos este vaso en esta repisa, porque así le dará la luz y emitirá un reflejo que despertará determinado sentimiento”. Cada objeto ocupaba un espacio por algo. En ese sentido, todo tiene un por qué, nada es gratuito en la conformación del espacio. Eso lo llevaba, por supuesto, a ser un obsesivo. Sin embargo, era una obsesión placentera. No le causaba ningún tipo de incomodidad. Todo lo contrario: era un fetichista feliz. LC: ¿Cómo hacer para respetar en las exposiciones que organicen este acomodo obsesivo de objetos? ¿Cómo incorporar nuevos objetos, obras de arte, en espacios en los que la ubicación de cada objeto estaba pensado? EB: Lo increíble en el caso de la exposición “Barragán Fetichista”, es que parece que las 24 piezas que la componen eran ya parte de la Casa. ¿Qué pasa? El Wilfredo Lam está en la sala, en conversación con un poster del Guernica de Picasso que Barragán instaló. Picasso tuvo una enorme influencia en Wilfredo Lam; tienen componentes similares. El cuarto de huéspedes, donde se quedaban los invitados especiales, Willy Kautz puso un Juan O’Gorman. Es bien sabido que Barragán y Juan O’Gorman no se querían nada. El Frida Kahlo parece parte del inmobiliario. El cuadro es Mi vestido cuelga aquí, el único collage realizado por Frida. Es un autorretrato en el que ella no aparece, tan solo se muestra su vestido. La exposición logra entablar una relación entre el espacio y las obras expuestas de manera muy eficaz. LC: ¿Se podría decir que la relación entre las obras y la Casa de Barragán es una relación de respeto más que una relación agresiva? EB: Yo lo diría así: las piezas, más que ser ladrones o intrusos en la Casa Barragán, son cómplices de ella.