Cildo Meireles

< >

Por un periodo de cuatro semanas,  del 28 de agosto al 25 de septiembre de 2017, una obra de la Colección FEMSA establecerá un diálogo con la Casa Luis Barragán y su legado, revelando de manera poética el valor de los espacios creados por el arquitecto.

Para esta segunda activación de la Colección FEMSA en Casa Luis Barragán se ha instalado una obra del artista brasileño Cildo Meireles en el vestidor. La forma en que esta pieza se encuentra dispuesta crea una interacción directa con los muebles, la arquitectura y la luz; con la presencia de esta obra patrimonial, se genera una experiencia paradójica de percepción.

La idea es operar como dispositivo flexible, como el elemento que es, como contenedor y contenido. Así, la obra de Meireles delimita su propia constitución objetual y mide la extensión y el tamaño de un entorno.

 

CILDO MEIRELES
n. 1948
Río de Janeiro, Brasil

Cildo Meireles se mudó a Brasilia a temprana edad, donde entró por primera vez en contacto con el arte moderno y contemporáneo. En 1963 comenzó sus estudios en arte, a partir de lo cual desarrolló una producción pictórica figurativa y expresionista. No obstante, durante este periodo se interesó por los artistas neoconcretos brasileños debido a su aspiración por pensar el arte como un lenguaje abierto que trasciende del mero campo de lo visual.

Basándose principalmente en la estética del movimiento neoconcreto y modernista carioca, Meireles logró desarrollarse hacia el uso crítico y ético de elementos físicos, cerebrales y sensoriales como protesta hacia los sistemas de circulación ideológicos, sociales y económicos presentes en la etapa de la dictadura militar brasileña y las décadas posteriores.

En 1967 regresó a RÍo de Janeiro abandonando definitivamente el lenguaje figurativo y expresionista para avocarse a la creación de obras abstractas tridimensionales. Ese mismo año creó su primera instalación Desvio para o Vermelho (Desviación en Rojo) para el Museo de Arte Moderno de RÍo de Janeiro. Fontes, uno de sus proyectos más complejos y ambiciosos, lo posicionó como pionero de las instalaciones en el mundo del arte.

De 1971 a 1973 residió en los Estados Unidos, donde maduró su lenguaje conceptual y profundizó en la apropiación de objetos artísticos. Durante la segunda mitad de los años setenta, incursionó en las propiedades sensoriales y visuales de los objetos utilizados en sus instalaciones, concibiendo esculturas que analizan los valores conceptuales y estéticos de la geometría.

Al inicio de los ochentas, Meireles recuperó los elementos pictóricos de su etapa artística temprana para incorporarlos a sus instalaciones y esculturas. De manera paralela, el artista comenzó a realizar instalaciones-ambiente con espacios laberínticos a través de objetos y materiales que delimitan o prohíben la circulación entre las áreas tales como rejas y alambrados.

En 2008, Tate Modern de Londres organizó una exposición retrospectiva de su trabajo, siendo el segundo artista brasileño en recibir este reconocimiento. Ese mismo año, recibió el Premio Velázquez de Artes Plásticas de parte del Gobierno Español y el Premio Ordway otorgado por el New Museum de Nueva York. En 2013, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de España, en conjunto con la Fundação de Serralves de Portugal, organizó una segunda muestra retrospectiva del artista. La obra y trayectoria de Meireles ha sido reconocida con la organización de más de una decena de exposiciones retrospectivas en Brasil, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, México y Reino Unido, entre otros.

© Estancia FEMSA, 2017. Fotografías de Roberto Zempoaltecatl para la Colección FEMSA.

CILDO MEIRELES
De instalación Fontes, 1992

Cuatro reglas de carpintero de 2 metros cada una
55.5 x 48.5 x 15 cm
Colección FEMSA

Compartir en Facebook >